El ahora arquero del Queens Park Rangers, el brasileño Júlio César, no pudo contener las lágrimas luego de agradecer a toda la afición, compañeros y directiva del Inter de Milán, por los siete años que estuvo en ese club.

Lee también   Oso y gol de rabona