El sueño de todo futbolista joven es llegar a un equipo grande en Europa como lo puede llegar a ser el AC Milan. Sin embargo, en la actualidad, los jugadores están acostumbrados a pasar de un equipo otro y fingir amor por esa camiseta, diciendo frases que gusten al público solo para tener mayor aceptación.

Es una práctica normal, pero que tiene sus riesgos. Le pueden preguntar a Lucas Biglia, jugador argentino que pasó de la Lazio al Milan para la temporada 17-18 y en su primer encuentro con los fanáticos rossoneros, le pidieron que dijera algo a los seguidores.

El mediocampista, engañado por su cabeza, dijo “forza Lazio“. Los hinchas se quedaron perplejos e hicieron que Biglia rectificara. “Empezamos mal, eh”, le replicó un tifossi. Delirante.

Lee también   NAP 1-2 ACM | Con ínfulas de grande