Después de la derrota del Real Madrid a manos del Atleti, las cosas comienzan a ponerse tensas entre los jugadores y la afición merengue. Este lunes al termino del entrenamiento, madridistas agarraron a patadas el auto de Bale. Y es que el delantero blanco no quiso detenerse a firmar algunos autógrafos, situación que molesto a los fans.

Lee también   Los mejores memes del fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus