Al finalizar el encuentro entre Real Madrid y el Barcelona, el cual ganaron los culés tres goles por uno, Piqué se acercó a Marcelo para darle mano y éste último, simple y sencillamente prefirió evitar al central blaugrana pues se notaba que aún no digería la derrota.

Lee también   ¡Se pasó de belga!