El entrenador del Tottenham, José Mourinho estuvo muy cerca de ser irrespetuoso con el coreano Heung Min Son, al que casi deja con la mano en el aire.

Es común que al terminar los partidos, entrenadores y jugadores se dan la mano como mustra de agradecimiento por el gran partido que han llevado a cabo; no obstante, en algunas ocasiones, este saludo puede llevar a situaciones un tanto bochornosas.

Algo así paso en el duelo entre el Tottenham y el Bournemouth de la Premier League; el portugués José Mourinho saludo a casi todos los que se le acercaban, aunque no se percató que había alguien esperándolo: el coreano Son:

Al final de cuentas, el hecho quedó solo como una anécdota, lo que también demuestra que en los Spurs hay muy buen ambiente tras la llegada del portugués, y sobre todo, eso se nota en los buenos resultados del equipo.

 

 

Lee también   FIN