Sucedió en Polonia. Dos jugadores del Korona Kielce, Piotr Gawecki y Andrzej Paprocki, decidieron cobrar un penalti de forma muy poco común. Órale, lo cobraron, pero lo fallaron. El chiste captó la atención de los medios locales presentes y al término del partido entrevistaron a los ejecutores.

Ambos jugadores estaban tan orgullosos de su obra que hasta felices andaban. En cambio su técnico, Wlodzimierz Gasior, no estaba muy contento que digamos. Como en este sitio nadie domina el polaco, dejamos a su interpretación lo dicho por los protagonistas.

Lee también   Golazo y pase a playoffs