Podrá ser el peor bailarín del mundo, pero Peter Crouch no pierde la oportunidad de bailar intensamente y menos si se encuentra de vacaciones en Ibiza junto con su guapísima esposa, Abbey Clancy. No sé ustedes, a mi me recordó un poco a Peter La Anguila.

Lee también   Señor golazo