No pudo haber mejor personaje para este comercial de Abitab que Luis Suárez, quien se parodia a sí mismo sobre el carácter que tanto le critican en las canchas.

Lee también   El baile del abuelo