Además de ser un excelente gambetero, Neymar también se sabe las malas mañas y logró «convencer» al árbitro de que le marcara una falta inexistente dentro del área, gracias a un soberbio clavado del brasileño.

Santos derrotó tres goles por uno a São Paulo.

Lee también   Pelé de pizzero