A su llegada a la concentración de la selección de Portugal, un aficionado comenzó a gritar “Messi, Messi”, cuando Cristiano Ronaldo firmaba algunos autógrafos.

El portugués tomó con filosofía los gritos del pseudoaficionado.

Lee también   Espejito, espejito