Y cuando parecía que Estudiantes estaba más que muerto, Edgar Dueñas, jugador del Toluca, se encargó de revivirlos. Sí, les abrió la puerta con este autogol para la historia, quizás uno de los más bobos que se hayan visto, dicho esto con todo respeto para Edgar, pero es que de plano, que no la friegue, ¿en qué estaba pensando?

Lee también   Jugadores del Sporting Cristal rompen el trofeo durante festejos