Cero y van dos. Arsene Wenger nomás no encuentra la forma de evitar problemas con el cierre de su chamarra. Ante el Swansea, el entrenador Arsenal volvió a demostrar que los cierres no se hicieron para él.

Lee también   Bellezas de la Copa