Siempre es agradable ver cuando caen autogoles y estos fueron «muy buenos» autogoles.

El primero fue obra de Kevin Vogt, defensa del Bochum de la Bundesliga 2. Quien sabe qué trató de hacer Vogt que metió un remate directo a su portería para poner el marcador en dos goles por uno en contra de su equipo. Finalmente el Bochum fue vapuleado seis por uno por el Freüterh Fürth.

El segundo fue un bello autogol, una ‘bombeadita’ que le dejó Tomasz Brysk, jugador del Polonia Warszawa, a su portero Michal Gilwa.

Lee también   ¡Ballack el agitador!