De alguna manera Gerard tenía que pasar el rato en el Camp Nou. Y es que cinco goles nunca son suficientes…

Lee también   ¡Se pasó de belga!