Se revela una conversación entre Julio Grondona, ex presidente de la AFA, y Abel Gnecco, presidente de la Comisión Argentina de Árbitros e instructor de la Conmebol.

En la conversación se habla del árbitro Carlos Amarilla como el «mejor refuerzo de Boca», por que en un partido contra Corinthians de la Copa Libertadores no marcó un claro penal para los brasileños.

Por este motivo, la Asociación Paraguaya de Futbol decidió separar al silbante hasta que no se aclaren las investigaciones que apuntan a un trabajo totalmente parcial para el cuadro Xeneize que avanzó a cuartos de final donde perdió con Newell´s Old Boys, en una serie donde también se logra escuchar como son arregladas las designaciones de los silbantes.

En este sentido, Amarilla declaró que este tipo de situaciones están «matando al futbol»: «Estoy sorprendido por las noticias, pero soy el primero que quiere aclarar este tema. El futbol es un deporte donde cometemos errores y los árbitros estamos expuestos a esto como seres humanos. La palabra de estos dirigentes está matando el futbol».

Al respecto, el gremio de silbantes paraguayo manifestó su apoyo para Amarilla con la intención de que salga «limpio» de dichos acontecimientos: «Pedimos el pronto esclarecimiento de cualquier hecho que pudiera afectar la imagen del arbitraje paraguayo y de nuestros asociados».

Lee también   El último de Adidas