Durante un partido de la Copa Perú el pasado domingo se desató una difícil situación en pleno campo de juego entre jugadores y aficionados, que requirió la rápida -y desesperada- acción de los efectivos policiales.

Según reseñó La República, sucedió en el duelo entre el Atlético Grau y el Sport Chorrillos, equipos que vieron interrumpido su partido a los 33 minutos del segundo tiempo cuando el árbitro suspendió las acciones obligado por unos hinchas, que lanzaban objetos contundentes al terreno de juego.

Ante la suspensión, los fanáticos del Chorrillos enfurecieron aun más y entraron al campo a golpear jugadores e incluso árbitros. Esto llevó a que seis policías en el lugar dispararan al aire para dispersar el caos. ¡Una locura!

Lee también   Fans del Union Berlin se reúnen a cantar villancicos