Marouane Chamakh, fue de esos jugadores del Arsenal que prometían bastante, hizo algunas cosas interesantes, sin embargo nunca despegó. Ahora jugando para el Crystal Palace, se aventó un clavadazo pa’ ver si el árbitro caía y lo único que se ganó el jugador marroquí, fue una tarjetota amarilla.

Lee también   Bournemouth y Crystal Palace definieron duelo de la Copa de la Liga tras 24 penales