El portero del Slaven Koprivinica festejó un gol que no era y eso provocó que su rival se aprovechara para poder anotarle un gol.

En el futbol es muy común que los goles sean festejados por los porteros, los cuales incluso acuden hasta a banca para celebrar en compañía de sus compañeros; el problema viene cuando no están concentrados t festejan cosas que no son.

Una situación así vivió el equipo de Slaven Koprivinica, equipo que participa en la Liga de Croacia; sus jugadores festejaron un gol que no fue y eso fue aprovechado por el Hajduk Split para poner aumentar su ventaja en el marcador:

2-0 fue el marcador final; el error le costó caro al equipo, que con ese resultado no solo perdió el partido, sino que también se sume en el fondo de su liga; un error que seguramente pasará como uno de los peores del año.

Lee también   Jugaron sobre una "alberca"