Marchetti, el portero de la Lazio no se pudo detener con un balón que creía que iba para dentro y terminó llevándose la red.

Lee también   Y se armó la bronca