Este portero salvadoreño parece tener su propio ritual a la hora de atajar penales, el portero sorprendió a todos con una finta bastante rara, ya que mientras algunos optan por engañar al jugador diciéndole a dónde tirar el penal, este arquero trató de despistar al rival de una forma más extraña.

Mientras que el jugador contrario se preparaba para realizar su tiro, el portero buscó fintarlo mostrándole su lado menos agradable y lo más bizarro es que consiguió atajar el penal finalmente.

Lee también   La nueva armadura de Alemania