A Clarence Seedorf aún le falla el idioma portugués, ya que no le entendió o no quiso entenderle al árbitro, quien le indicaba que se saliera por un lado y el holandés optó por hacer lo que se le vino en gana. Su acción fue correspondida con una segunda amarilla, yéndose expulsado de una manera infantil.

Lee también   ¡Regrésenle su balón!