El día de ayer se vivió un intenso empate a un gol en la cancha del estadio Cuauhtémoc entre Puebla y Tigres; tan intenso fue estuvieron a punto de llegar a los golpes y eso provocó que se dieran una serie de situaciones que aún están generando eco.

Todo comenzó con una intensa discusión entre el Chelis y el Tuca, discusión que estuvo a punto de llevarlos a los golpes, pero al final fueron separados por sus respectivos jugadores:

Pero la cosa no quedo ahí, pues al final del partido Néstor Vidrio acusó a los jugadores del equipo felino de tener un exceso de protagonismo:

Sin embargo, al final de cuentas, el Chelis acudió con los jugadores del equipo felino para limar asperezas:

Lee también   Vieri, sabe bailar