Ayer en la transmisión del partido entre Atlas y América, la producción de Televisa decidió darle el micrófono a un joven llamado Rafael Carretero para que narrara el tiro penal de Omar Bravo. Hasta aquí todo iba bien, solo que cuando Bravo logró anotar el gol, el grito de gol, nunca existió.

Lee también   Roja ridícula