En el fútbol de Brasil, los recogebalones jugaron un papel importante en estas dos jugadas en distintos partidos. En el primer caso una niña le dio el balón rápidamente al jugador del Botafogo para una descolgada que terminó en gol del Loco Abreu. En el segundo caso el recogebalones le puso el balón en el tiro de esquina a Zé Roberto Oliveira para que lo cobrara velozmente, lo que provocó el enojo del entrenador del Gremio Vanderlei Luxemburgo quien fue expulsado.

Lee también   El Messi gringo