Muy emocionado estaba este niño por recibir su regalo, pero cuando lo abrió se decepcionó al ver que era una playera del Barcelona.

Lee también   El dolor de cabeza de Mancini