Pocos minutos después del gol del City, Džeko tuvo esta ¡clarísima! oportunidad para poner el segundo, pero se le enredaron las piernas y quedó en una falla gigantesca. Luego se desquitó con el poste.

Lee también   Zidane no pierde el toque