Michael Griffin, sorprendió a los aficionados de una liga regional del futbol irlandés con este golazo, tal vez no fue con la mejor técnica pero se la rifó a pesar de estar pasado de tamales.

Lee también   Las locuras de los entrenadores