Risa fácil

No sé que es más impresionante: el ramalazo por sí solo, o el impresionante umbral del dolor que resiste como si nada la porrista.

Lee también   Wenger, más simpático que el Chelís!