El pasado domingo, Boca Juniors derrotó por 1-2 a River Plate en un vibrante Superclásico del futbol argentino que dejó con mucha ventaja a los xeneizes sobre todos sus rivales nacionales. La pasión que se vive en estos partidos no estuvo para nada ausente, provocando incluso reacciones violentas en la gente.

Como se sabe, la rivalidad entre bosteros y gallinas es de las más explosivas del mundo, por lo que casi es común enterarse de hechos de violencia entre hinchadas. Esto pasó en Tucumán, donde fanáticos de ambos equipos llegaron a pelear por culpa del partido.

Lee también   Se burlan de los rojos