Luego de haber fallado un penal, el cual hubiera significado el empate para el Bayern Munich, Arjen Robben tuvo que sufrir la humillación y la burla que le propinó el bosnio Neven Subotić. Afortunadamente Robben se contuvo y la situación no pasó a mayores.

Lee también   El estado de Götze preocupa en Borussia Dortmund de cara a la final