El histórico ex futbolista del Liverpool Robbie Fowler, no se dio cuenta que cuando iba a cobrar un penal con los ojos vendados, el comediante John Bishop estaba frente a la pelota y terminó pegándole en la cara.

Lee también   ¡Qué suerte!