Como al inicio de su carrera, el volante brasileño Robinho ha vuelto a tomar el amor por regatear y mostrar su agilidad con la pelota. Aunque está cerca del retiro, el ex Real Madrid tiene un buen nivel en la actualidad y eso ha generado reacciones en Brasil.

Críticas, elogios y también un poco de molestia en los rivales son algunas de las cosas que ocasionan el Robinho actual. Como pasó en el reciente partido del Atlético Mineiro, cuando dejó en ridículo a un defensor y casi se van a las manos.

Amagues, gestos, gambetas y demás fueron usadas por el ex Milan y Manchester City para volver loco al marcador del Chapecoense, quien lo quería sacar de la cancha con una patada.

Provocación o no, parece que la próxima vez que Robinho se ponga juguetón lo van a despegar del cesped.

Lee también   ¡Se volvió loco!