Mario Balotelli no quiso firmar autógrafos a unos aficionados y en venganza cubrieron su lujoso auto con papel higiénico.

Lee también   Naranja dulce y pan francés