Los jugadores del Arsenal Olivier Giroud y Francis Coquelin se dirigían a las duchas creyendo que con el 4-4 ante Reading se había acabado el partido. Tan convencidos estaban que hasta regalaron sus camisetas a unos aficionados, obviamente tuvieron que pedírselas de nuevo para jugar la prórroga.

Lee también   Nuevo balón para la liga francesa