En un partido disputado entre la selección sub 21 de Holanda y su similar de Eslovaquia, el árbitro central Kenn Hansen, recibió este balonazo directo en los bajos.

Lee también   Fin de semana de yerros (2)