Éverton Ribeiro, jugador del club Cruzeiro, se aventó una de esas jugadas que vale la pena repetir y ver una y otra vez.

Lee también   Magia brasileira