Te dicen reposo y terminas jugando con muletas… Acaba mal

Por más que te pidan reposo cuando estás lesionado, la pasión por el fútbol no conoce límites y terminas jugando, así sea con muletas. Aunque en este caso tus muletas, más que ayudarte, terminan siendo un rival más.

 

Lee también   Un "gran" apoyo a Kazajstán