Imágenes fuertes. En Brasil, en uno de los partidos clásicos de ese país disputado este fin de semana entre el Vasco da Gama y el Botafogo, se registró una dura lesión de un jugador producto de una patada.

Rildo, jugador de Vasco, fue el villano en el estadio por una fea infracción sobre Joao Paulo, quien sufrió fractura de tibia y peroné a causa del golpe recibido.

La lesión se supo al instante luego de ver el planchazo y lo increíble de todo, lo cual generó mucha polémica entre el gremio de árbitros, fue que Rildo solo fue amonestado.

Las críticas no tardaron en caer en las redes sociales. No solo a Rildo por la entrada, sino al árbitro que no vio la impactante patada.

Lee también   Benji cacha penal de Bonucci