Ni el peor actor se avienta escenas tan exageradas como la que interpretó Daniele De Rossi, quien quiso pasarse de listo para engañar al árbitro fingiendo una agresión por parte de un defensa del Chievo Verona.

Lee también   Juventus 2012