Su nombre es Anthony, pero sus cuates le dicen «Bully» y fue el gran afortunado de haber recibido el jersey de Van Persie, de manos del mismísimo delantero gunner, al final del encuentro en donde el Arsenal derrotó cinco goles a tres al Chelsea.

Lee también   Un Balón de Oro de todos