Josep Guardiola con mano firme le puso una regañada a Bastian Schweinsteiger explicándole como debe de mover el balón en el campo. A pesar de los gestos exagerados y la indicación de que usara la cabeza, el mediocampista alemán puso atención y no le replicó a su técnico en el entrenamiento previo al encuentro contra Viktoria Plzen.

Lee también   Fanáticos de River y Boca se fueron a las manos por el Superclásico