Cruz Azul es un club que se reinventa, no cabe duda. Cada tanto, se da el lujo de redefinir un concepto suyo: cruzazulear.

Ahora, no sólo se aventaron una de esas. Combinaron la cruzazuleada con la ley del ex y recibir un gol del portero.

Óscar Pérez, el Conejo, marcó su segundo gol de liga al ir en un córner de último minuto y conectar con la cabeza. Aquí el video:

¿Creían que ya no se podían sorprender?

Lee también   No sabe abrir una bolsita con agua