Zlatan Ibrahimovic es conocido por todos por ser uno de los jugadores con un ego del tamaño de mundo, pero en el partido que disputó su selección contra Alemania, demostró que no siempre es un ogro y alentó a su compañero Tobias Sana, luego de haber fallado una oportunidad de gol.

Lee también   Milán mira hacia arriba: Massimiliano Allegri