El recién terminado torneo Sub-20 de Concacaf, aparte de dejar a un campeón indiscutible como Estados Unidos, también aportó una futura estrella de la cual hay que estar muy pendiente. Alex Méndez, hijo de mexicanos (de hecho aún puede jugar con el Tri y declaró “No diría que le he cerrado la puerta , pero estoy contento donde estoy ahora”) es un valeroso mediocentro y enganche, que le encanta ir por el pasillo central de la cancha. Le encanta el último pase y también el último toque, para la definición.

Formado en Los Ángeles Galaxy, es seguido de cerca en Europa y el Friburgo alemán ya ha tomado ventaja en la negociación, otorgándole un contrato profesional en septiembre. Ya entrenó en Alemania y debe volver para 2019. Es un jugador interesante y con un margen de crecimiento enorme.

Méndez tiene pinta de crack a todas luces. Debe madurar muchos aspectos de juego y en efecto, como seguramente muchos señalarán, medirse ante rivales más exigentes que las islas del Caribe, selecciones que sacudió con facilidad.  Fue el segundo mejor goleador del certamen con ocho dianas, dos por detrás del mexicano José Macías y ganó el Balón de Oro de la competición.

 

Edad: 18 años (06 de septiembre de 2000)

Lugar de Nacimiento:  Los Ángeles, Estados Unidos

Estatura: 1.78 metros

Peso: 74 kg

Posición: Mediocentro defensivo/ofensivo

Pie:  Zurdo

Precio: 100 mil dólares  (según Transfermarkt).

Equipo: Los Angeles Galaxy (EE. UU.)

Golpeo:  Aunque es un playmaker, es un buen definidor. Tiene pegada potente y bien direccionada. Aparece desde atrás para rematar de forma letal. También tiene habilidades para el disparo a media distancia. Una de sus virtudes es precisamente la pegada. 8/10.

Técnica: Aunque debe pulir muchos aspectos, este jugador tiene muy buenas maneras. Se le nota elegancia al bajar la pelota, al pasar, al crear la jugada. También tiene un quite de balón limpio y efectivo. Por algo, se le da bien recorrer el carril interno de la cancha . 7/ 10.

Regate: Es un fantasista sensato. Conduce bien la pelota, los traslados son correctos y a la hora de regatear no exagera. Primero busca que el drible sea efectivo, antes que complacer a la grada. Este nivel de prudencia le ha signficado cargar con el peso de la creación ofensiva del equipo. Y el resto del equipo lo agradece. 6/10

Lee también   México derrota 3-0 a Honduras y tiene un pie en Rusia 2018

Capacidad goleadora:  Se le pueden destacar otras virtudes (como la ocupación formidable de espacio o lectura de juego), pero en este Sub-20 demostró tener un fino olfato goleador y que es un elemento ofensivo muy interesante. Fue uno de los pilares de la buena actuación de Estados Unidos en el torneo. 7/10.

Velocidad:  Este chico es velocidad pura. También tiene rapidez de pensamiento, lo que le hace ser bien efectivo en el tramo interno de la cancha. Es muy efectivo para recuperar pelotas como para crear el juego ofensivo. En el repliegue está una de sus fortalezas . 7/10

Físico:  Debe trabajar mejor los duelos y ganar un poco de masa muscular si quiere tener éxito en un ambiente de tanto choque como la Bundesliga. Sin embargo, para su categoría tiene suficiente resistencia y capacidad física para ser un muchacho sobresaliente. El  tema, y seguramente lo está trabajando, estará cuando tenga que dar el salto definitivo al profesional. 6/10.

Ubicación: Va por el pasillo interno del campo y abarca bastante espacio. La media cancha es su territorio y es un celoso cuidador de lo que le corresponde. Tiene un gran futuro como jugador box to box, de gran recorrido e inteligente ocupación de campo. Es hábil como mediocentro, como destructor y como enganche, además de que sabe cuándo y cómo tirarse al costado. 8/10

Estilo de juego:

Hay que colocarle el ojo a este jugador que apenas “cuesta” 100.000 dólares y del que  astutamente se ha hecho con mucha antelación el Friburgo alemán. Después de esta competición continental, seguro aumentará el precio de su ficha. Es un jugador colaborador, multiuso, que es bueno tanto para defender como para atacar. Sus recorridos son excelentes, sus pases efectivos y aparte, le ha añadido el factor goles que le incrementa el valor. Es ese jugador obrero que todo equipo quiere tener, pero que cuando le toca ser figura deslumbrante, asume el compromiso sin complejos.