En la última década, el trono del fútbol mundial ha estado dominado por dos de los futbolistas más grandes que han existido desde que los ingleses empezaron a patear un pedazo de cuero.

Cristiano Ronaldo y Leo Messi nos han malacostumbrado. Con la ayuda de Youtube y las redes sociales, podemos convertir a cualquier joven con algo de talento y una pizca de suerte, en un heredero digno a ellos, pero lo cierto es que no es así; muy pocos -o ninguno- de la actualidad se acercará al nivel de ese par.

El protagonista de estas letras, en mi opinión, tiene potencial de convertirse en un futbolista especial, y aunque seguramente nunca tendrá la cuota goleadora de Ronaldo, ni la magia de Leo, quizá podría jugar en alguno de los mejores del mundo y tirarse una década compitiendo en lo más alto.

¿Su nombre? Ousmane Dembelé.

Amos del Futuro: Ousmane Dembélé

Amos del Futuro: Ousmane Dembélé

Nombre: Ousmane Dembelé

Edad: 19 años

Lugar de Nacimiento: Vernon, Francia

Estatura: 1.77 metros

Peso: 71 kg

Posición: Extremo derecho, izquierdo, o mediapunta

Pie: Ambidiestro

Precio: 18 millones de euros

Equipo: Borussia Dortmund – Bundesliga

Técnica 9: En un concepto, ‘Dembouz’ es impresionante. Salta mucho a la vista su capacidad para hacer exactamente lo mismo con las dos piernas; es de los futbolistas que mejor muestra lo que es ser ambidiestro.    Conduce muy bien la pelota y su capacidad de pase ha mejorado mucho los últimos meses gracias al trabajo con Thomas Tuchel.

Regate 9: Su regate es muy bueno, porque al ser ambidiestro las posibilidades que se le abren para el regate son infinitas. Sorprende a los defensas rivales saliendo con igualdad de condiciones hacia cualquier perfil gracias al buen manejo que tiene. Sabe usar muy bien el cuerpo para desmarcarse y amagar.

Golpeo 8: Aunque es muy goleador, no es la faceta en la que más destaque. Su disparo lejano no es potente, pero lo suple ajustando siempre a los postes y disparando raso. Cuando entra al área mejora bastante, porque al poder definir con ambos perfiles, todo es más sencillo.

Velocidad 9: Es muy veloz. Su 1,77 le ayuda pues tiene una zancada bastante amplia. Es explosivo, en cuanto recibe puede alcanzar un punto de velocidad altísimo en fracciones de segundo. Su agilidad le hace ver aún más rápido, y en conducción es casi imparable.

Lee también   Eduardo Camavinga: El mediocentro maravilla

Asistencia 9: Cada vez brilla más en este aspecto. En la temporada 2015-16, la de su debut en Ligue 1, anotó 9 goles en 17 partidos y mostró una calidad impropia en un joven de 18 años, pero su toma de decisiones no fue la mejor y se le vio bastante individualista en algunas acciones, pero esta campaña eso está cambiando y cada vez suelta el balón cuando tiene que hacerlo con más asiduidad, al punto que acumula 12 asistencias en 26 juegos.

Futuro 9: Con 19 años ya tiene un lugar en el Borussia Dortmund; está creciendo con un gran formador de jugadores como es Tuchel, y si mejora la toma de decisiones y empieza a colaborar en defensa, podría convertirse en uno de los mejores extremos del viejo continente.

Personalidad 9: Abruma la personalidad que tiene el francés. Sea quien sea que tenga enfrente, intenta regatearlo una y otra vez; dispara a puerta sin miramientos y aunque muchas veces se equivoca, vuelve a intentarlo siempre. Esa mentalidad lo puede llevar muy arriba si logra canalizarla a lo positivo.

Físico 7: Tiene buena altura, pero es bastante frágil como para competir con defensas de élite europeos. Su delgadez lo hace vulnerable a las entradas, y normalmente huye a los duelos aéreos.

Colocación 8:  Digamos que no es su especialidad. Cada vez está recibiendo más abajo y más centrado, y sabe recibir bien de espaldas y sale rápidamente hacia cualquier perfil.

Capacidad Goleadora 8: Para jugar fuera del área, sus cifras goleadoras en el futbol profesional asombran. 16 goles desde su debut en Ligue 1 con el Stade Rennais el año pasado, además de 20 asistencias. Sin duda son cifras de un crack, que tiene con apenas 19 años.

Estilo de juego: Quizá es pronto para saber qué será Dembelé. Lo cierto es que en Rennes fue un extremo derecho que se sumaba muy bien al ataque. En Dortmund es un interior o extremo con capacidad de jugar por adentro o por afuera, en cualquier banda, y rendir igual de bien.

Está creciendo mucho en la faceta creativa; no es sólo el típico extremo veloz y regateador, sino que es muy cerebral, se suma bien al ataque y tiene un gran rango de pase, tanto en corto como en largo.