Mikkel Damsgaard, el nuevo objeto de deseo europeo

Damsgaard, con 20 años, llegó a la Eurocopa para foguearse en su primera gran competición internacional. La joven perla danesa, aún tenía a compañeros más experimentados por delante en el once titular. Sin embargo, el paro cardiaco que sufrió Christian Eriksen que le retiró de la competición, obligó a Kasper Hjulmand a adelantar los plazos del centrocampista del Sampdoria.

A partir del segundo partido de Dinamarca, Daamsgaard fue titular. Y no defraudó. Todo lo contrario. Se mostró al planeta fútbol como un jugador imaginativo, resolutivo y decisivo para su selección. Parte de culpa de que el cuadro escandinavo llegara a semifinales fue suya. Sus dos tantos, el segundo a Inglaterra que estuvo a punto de dar un billete a Dinamarca para la final, sirvieron para coronar una actuación sobresaliente.

“Estoy feliz”, dijo, flemático, cuando le preguntaron por su golazo a Rusia. Sus paisanos aseguran que se trata de un muchacho tímido y un poco rústico. Nacido en la aldea de Jyllinge, en la costa occidental de Selandia, destacó en el equipo de niños que dirigía su padre antes de fichar por el Nordsjaslland.

Sus números en la Euro con la sorprendente Dinamarca son buenos: Dos goles, una asistencia en cinco partidos.  En la Serie A, con la Sampdoria, su rendimiento fue apenas discreto: dos goles y cuatro asistencias en 35 juegos. Ahora, media europa, incluyendo Real Madrid le quiere, aunque parece que Milan lleva ventaja. La Euro le revalorizó su ficha de ocho a 13 millones de euros.

 

Edad: 20 años (07 de agosto de 2002)
Lugar de Nacimiento: Jyllinge, Dinamarca.
Estatura: 1.80 metros
Peso: 71 kg
Posición:  Extremo izquierdo.
Pie: Derecho
Precio: 13 millones de euros (según Transfermarkt)
Equipo: Sampdoria (Italia)

Capacidad goleadora

Es un rematador buen y tiene olfato de depredador. Va bien por las alturas y sus números hablan bien de sus habilidades en el área grande. Con la Sampdoria ha quedado a deber, pero con Dinamarca tiene cuatro goles en ocho salidas. 7/10

Lee también   Ozan Kabak, el sereno destructor turco

Velocidad

Es muy rápido, tiene facilidad en desborde impresionante. Es buen regateador. Es una de sus principales virtudes, no desentona cuando le toca ser un velocista como extremo en una banda, su zona habitual. 8/10

Pegada

Tiene un buen golpeo, en especial ha dominado la técnica del balón largo y el misil a media distancia, y es un fino rematador. En ese aspecto es bastante completo.  7/10

Técnica

Tiene una visión de juego bien interesante para su corta edad. Debe mejorar su faceta defensiva y a la hora de robar balones. Le gusta merodear el exterior para cazar balones y armar jugadas. Es un mágnifico organizador y “playmaker”. 8/10

Regate

El desborde es su especialidad. Es difícil atraparlo sin falta en carrera. En regates en espacios amplios es realmente imparable. Realmente es un demonio creando caos en defensas rivales 8/10

Físico

Es un futbolista joven de físico privilegiado. Gana los choques cuerpo a cuerpo  y tiene una potencia increíble. Su velocidad es una de sus herramientas principales. 7/10

Ubicación

Su posición predilecta es como extremo por la izquierda, para hacer el recorte hacia adentro y rematar como diesto. También ha jugado como interior por la derecha, como mediapunta y extremo por la derecha. Todas esas funciones las hace bien. 8/10

 

Estilo de juego

Aparte de que Damsgaard tiene un ritmo vertiginoso, su capacidad para cortar y crear es similar a Andrés Iniesta cuando jugaba tirado en banda con Frank Rijkaard, que una vez describió a la leyenda del FC Barcelona como un ‘falso interior’. Su habilidad para crear jugadas lo convierte en un jugador muy peligroso cuando se mete hacia adentro y se desvía hacia el centro para rematar con su pie derecho favorito, un rasgo que es común entre los extremos de élite en el fútbol actual. No le pierdan de vista, que luego de esta Euro dará mucho de qué hablar.