Al Hilal, la Libertadores y el jugar como sea

 

Ayer una noticia venida desde la Champions Asiática alarmó al mundo. Y miren que el fútbol asiático, en cuanto a clubes, es apenas noticia cuando le toca cruzarse con el campeón europeo en el Mundial de Clubes.

Al Hilal, cuadro de Arabia Saudí, es el más ganador de su país, con 16 títulos de liga y siete finales de Champions asiática, con tres títulos, siendo el más ganador junto al surcoreano Pohang Steelers. La “Media Luna” (traducción del nombre), de hecho es el actual defensor del título.

La Champions Asiática, que se reanudó en la burbuja de Catar vivio ayer un episodio penoso. A este campeón de poco le valieron los pergaminos para ser echado de la competición por un forfait si se quiere, injusto.

¿La causa? No registró los 13 jugadores requeridos para su partido del Grupo B de la Liga de Campeones de Asia que debía disputar ante el Shabab Al Ahli Dubai, de Emiratos Árabes Unidos.

La tragedia persiguió a Al Hilal: antes del juego tenía tres jugadores lesionados. Y tras los test PCR previo al partido, TRECE jugadores dieron positivo. 16 bajas a 24 horas del partido.

Este cuadro intentó suspender el juego ante la AFC (Asian Football Confederation), pero se negaron, había que jugar sí o sí.

Los azules lograron juntar once jugadores: Estaban dispuestos a salir con un arquero, once jugadores de “campo” y dos porteros suplentes. Era todo lo que tenía y no podían traer elementos de su cantera para no romper la burbuja. La IFAB sugiere que con menos de siete jugadores, se pierde un partido. Pero, el campeón iba a salir con nueve sin importar las consecuencias.

No hizo falta el gesto heroíco. Desempolvando el reglamento, se encontró que “Si un equipo participante / club participante tiene menos de trece (13) jugadores (incluido un (1) portero) disponibles para un partido por cualquier motivo (relacionado o no con el COVID-19), no podrá participar en el partido. Dicho equipo participante / club participante será responsable de que el partido no se lleve a cabo y se considerará que se ha retirado de la competencia correspondiente”.

Al Hilal quedó extrañado de la competición, se anularon sus resultados y avanzaron Shabab Al Ahli y el Pakhtakor de Uzbekistán. El líder del grupo B se marchó a casa en medio de indignación.

En Libertadores: jugar sí o sí

No parece cosa de universo lejano. Conmebol, que tiene en su región sudamericana a varios países que están en el top ten de contagios y muertos en el mundo por Covid-19 (empezando por Brasil), ha decidido ir adelante con sus torneos.

Lee también   Antonio Rodriguez prevé recuperación del nivel tras largo parón

Empezando por las eliminatorias al mundial, que se reaudan en octubre, pero que tienen las dudas de los viajes de las estrellas sudamericanas desde Europa a América.

Ya rodando está la Copa Libertadores, a la que ya le estalló una bomba en la cara. Al igual que Al Hilal, Flamengo es el campeón de la mayor competencia de clubes de su región y tuvo un brote en su plantilla.

Siete jugadores, un integrante del departamento del fútbol y el médico del plantel habían dado positivo en las pruebas PCR antes del partido frente a Barcelona de Guayaquil que estuvo muy cerca de suspenderse esta semana.

El gobierno decidió inhabilitar el estadio por este brote. Guayaquil, una de las ciudades más golpeadas por el virus en Ecuador, es recordada por las terribles imágenes que dieron la vuelta al mundo de cadáveres tirados en la calle porque se desbordó el sistema sanitario.

La Conmebol presionó y se jugó. El show no debe parar. El cuadro brasileño, con profundidad y no tan afectado como su par saudí, pudo vencer a domicilio 1-2.

Lo peor vino después: Al llegar a Brasil, dos de los futbolistas que fueron titulares en la victoria 2-1 del Mengão también tienen Covid-19: el defensor central Rodrigo Caio y el lateral izquierdo Renê dieron positivo en una muestra que se les tomó este miércoles, al igual que el entrenador Domenec Torrent, el arquero suplente Gabriel Batista y el directivo Marcos Braz.

Según informa O Globo, el lateral derecho Matheus Thuler, por ejemplo, dio negativo pero tiene síntomas y podría sumarse a la lista en los próximos días. La prensa local especula de unos 18 contagiados en total y por ello, fue formal la petición de suspender el partido ante Palmeiras, otro grande de Brasil, por el brote.

El cuadro ecuatoriano, que también tenía un partido importantísimo, ante Independiente del Valle por la liga doméstica, también está en observación y plantean suspender el juego. Ambos ecuatorianos están en el grupo A junto a Flamengo y Junior (Colombia). Y deben volver a jugar por Libertadores la semana que viene.

¿Es necesario llegar a estos extremos? Se pensó que porque la bien organizada UEFA, en países desarrollados en Europa llevaron a buen puerto la Champions y la Europa League, se podía hacer en otras partes del mundo. La diferencia es que esas competiciones estaban en fases definitivas y se pudo resolver en una burbuja, en la menor cantidad de juegos posible.

¿Qué quedará para Concacaf? ¿Veremos más casos alarmantes como los mencionados? ¿Vale la pena sacrificar la salud de los jugadores y allegados por cumplir contratos televisivos? Preguntas que el tiempo irá respondiendo.