Amenazas y falsa tranquilidad: El fútbol debe seguir en Nicaragua

 

El fútbol ha parado en todo el mundo. Menos en algunos sitios puntuales. Lugares en los que férreos gobernantes prefieren salvaguardar su imagen antes que la de la población.

Ya contamos el caso de Bielorrusia y esta vez nos toca hablar de Nicaragua.

Nicaragua, por el idioma y por la cercanía geográfica se nos hace más familiar. Pero, al igual que Bielorrusia, hay puntos coincidentes en el por qué la pelota no se ha detenido y va más a allá del deporte: la necesidad de sus mandatarios de aparentar normalidad.

En las noticias se ha hablado mucho de lo oscuro que puede ser el régimen de Daniel Ortega. Su gobierno ha generado preocupación en la región porque no solo ha desobedecido la tendencia global para frenar el avance del Coronavirus. Además, ha minimizado el asunto y se burla de los protocolos internacionales al convocar actos multitudinarios.

“Contrario a sus vecinos, Ortega mantiene las fronteras abiertas y ha permitido el ingreso de dos cruceros en las últimas semanas que han sido recibidos por niños para dar la bienvenida y regalos a los turistas extranjeros; convocó a una marcha a sus seguidores que denominó «amor en tiempos del Covid-19», y promueva la asistencia a eventos festivos, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta sobre la rápida propagación del nuevo virus que ha causado la muerte de más de 20.000 personas y más de 400.000 infectados en el mundo”, reseñó hace unos días el Diario de Las Américas.

Los nicaragüenses, desconfiados de su gobierno, han optado por el auto-aislamiento. Las escuelas privadas lograron hacer que sus niños vean clases a distancia, suerte que no han tenido las instituciones públicas.

Varios galenos, en especial la ONG Médicos de Nicaragua en el Exilio han mostrado preocupación por una posible “catástrofe” ante la “irresponsabilidad” del gobierno por intentar transmitir una falsa sensación de normalidad.

Y a ello no escapa el deporte. El béisbol, el deporte más popular del país, debe seguir, amén de amenazas. Ni imaginar el fútbol, que no ocupa esa plaza preferencial.

El segundo mejor bateador la Primera División de Béisbol de Nicaragua (segunda en importancia), Robbin Zeledón, fue suspendido por un año al negarse a jugar. Aparte, en menores (Liga Mayor A) amenazaron con un exabrupto de sanciones a quienes no participaran en la Serie del Atlántico. A los modestos equipos de los municipios Tortugueros y Cruz de Río Grande les amenazaron con suspenderle por tres años y una multa elevadísima. Según La Prensa de Nicaragua, los equipos fueron obligados a marchar con la bandera de gobierno, el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

El puntero Managua

Y el balón debe seguir rodando

Evidentemente, el fútbol menos va a escapar a esto.  Hurgando en las páginas de resultados en tiempo real se conseguirá a Nicaragua como una liga activa. Y buscando en las noticias locales, está lejos de detenerse.

Los partidos se juegan sin público y las categorías inferiores sí han parado. Pero se ha podido observar en redes sociales que aficionados se aglomeran alrededor de los estadios sin que alguna autoridad haga algo al respecto.

A pesar de los tímidos reclamos, en especial de futbolistas extranjeros, la liga no va a detenerse y los clubes poco van a hacer para ello. Y al que no le guste, despedido o que se vaya.

“La Federación está influenciada por el gobierno, la liga es pro gobierno y la mayoría de los equipos dependen de las alcaldías, que son pro-gobierno. Así que, están rodeados”, comentó una fuente periodística a Fútbol Sapiens.

Como ejemplo, los colegas nicaragüenses y fuentes consultadas coincidieron en que la estructura de la Primera División está severamente influenciada por el sandinismo. Deportivo Las Sabanas, Ocotal, Real Madriz, Juventus de Managua y Municipal Jalapa, son equipos de alcaldías y los jugadores están en nóminas de las mismas (todas oficialistas, demás está decir), como empleados públicos.

Chinandega es de unos vendedores de gorras de unos humildes puestos de mercado municipal. Muchos cuestionan que tendrían que vender miles de gorras para costear un equipo profesional, así que su manejo es opaco.

Walter Ferretti es el equipo de la policía nacional, al igual que los primeros mencionados, sus jugadores están en nómina estatal. Lo fundó el comandante guerrillero del mismo nombre.

Fidel Moreno

Real Estelí y el puntero, Managua tienen relación con Fidel Moreno, uno de los hombres fuertes de Daniel Ortega. Fidel, para muchos, el número tres del país. Moreno, secretario de la Alcaldía de Managua, se le acusa de manejar las turbas que amedrentan a los opositores. Moreno, fue presidente del Real Estelí y Managua, es parte del presupuesto de la alcaldía del mismo nombre. Fue sancionado por Estados Unidos en julio de 2018, momento en el que renunció al Estelí para no perjudicar al equipo.

Lee también   ¿Cuánto sabes de la Eurocopa?
Diriangén protestó formando con tapabocas y a un metro de distancia cada jugador

Diriangén, el último rebelde

El que fue hasta el fin de semana puntero, Diriangén (perdió con Managua y le arrebató la cima) es el único con capital privado en esta liga. Ha sido el que más fuerte ha protestado, pero sabe que tampoco puede gritar muy duro. No ha pasado de la solicitud de parar la liga y sus jugadores, de posar en formación a un metro de distancia y con tapabocas.

Diriangén, el equipo del pueblo de Diriamba, fue entregado en concesión a un grupo de empresarios hace unos años. La mano privada le hizo bien, pues saneó deudas y mejoró su estadio, el Cacique Diriangén.

En el Clausura 2018, luego de las revueltas de ese año de la población contra el régimen de Ortega,  le tocó jugar la final con Real Estelí, el equipo de Moreno. Según nos comenta un colega “Diriangén asumió el sentir del pueblo. La gente iba a apoyarlo al estadio en las finales, pero estaban era apoyando al movimiento que quería un cambio, contra el equipo de uno de los hombres de Ortega. Esa final tuvo esa connotación política. La gente iba al estadio con la cara pintada de azul y blanco, los colores de la resistencia”.

“El Cacique” ganó 2-1 de local y se coronó en casa del rival al empatar 1-1. “Luego de esa final, a uno de los empresarios les cerraron sus emisoras de radio y quemaron negocios. Huyó del país. Los que quedaron, saben que no pueden extralimitarse mucho”, agregó la fuente.

Entonces, bajo este panorama de dominio, es poco lo que se puede hacer para torcer las decisiones que vienen “de arriba”.

La nueva vida de Armando Collado

Amaños a la orden del día

Por otra parte, una fuente asegura que “es secreto a voces que en Nicaragua es fuerte el tema de amaños, eso lo saben todos y pocos lo dicen. Y quizá, eso también le convenga a muchos que el balón siga rodando”.

No es tan secreto y es algo que afectó a la selección nacional. El español Enrique Llena, ex seleccionador,  sufrió un caso de amaño en 2010. 5-0 fue el resultado por el cual Nicaragua se dejó ganar por Guatemala, el 4 de septiembre en un amistoso en Fort Lauderdale.

“Estaban en el hotel en Miami,  llegó (Armando) Collado y se reunieron ocho jugadores en una habitación (nueve, con Collado), le ofreció entre siete y ocho mil dólares a cada uno por perder 5-0. Me dijo quiénes eran los que habían participado en eso. Un jugador llorando me lo dijo todo”, dijo Llena en una entrevista a La Prensa en 2014.

A pesar de que eran nueve jugadores, solo Collado fue castigado por la FIFA, suspendido de por vida. Hoy es jugador de póker profesional en Paraguay. La Federación prefirió no entrometerse mucho.

Fenifut solicitó ayuda a Concacaf para investigar los amaños en la selección y la liga el año pasado. Pero, cuando los periodistas preguntaron al secretario José María Bermúdez, por qué la federación no investigaba por su cuenta, respondió “No somos el FBI ni podemos chismear con todo el mundo”.

De estos días, llamó la atención que Real Madriz (un equipo del Departamento de Madriz, fronterizo con Honduras y que un genio lo bautizó fonéticamente similar al “Merengue”) dijo a través de un comunicado que no jugaría contra Real Estelí.

El club a las horas borró el comunicado y dijo que era “falso” (y salió en sus redes oficiales). Así pues, viajó, salió a jugar y perdió 4-0. Amén de que dos incomparecencias acarrean el descenso en Nicaragua, los colegas vieron algo más.

“Tenemos información de que fueron obligados a viajar y que incluso, el club local les pagó el pasaje. A todos nos pareció sospechoso el movimiento”, agregó una fuente.

 

Para beneplácito de adictos al fútbol en vivo, apostadores y un gobierno que quiere transmitir normalidad fingida, la liga seguirá en Nicaragua.

 

Partidos de este miércoles (Horarios de CDMX)

 

Chinandega- Juventus Managua  (3:00 p. m.)

Ocotal- Municipal Jalapa (4:00 p. m.)

Deportivo Las Sabanas-Real Madriz (4:00 p. m.)

Diriangén-Walter Ferretti (6:00 p. m.)

Managua-Real Estelí (7:00 p. m.)

 

 

Nota realizada con el valioso aporte de los amigos de https://futbolnica.net/ y de colegas y fuentes que prefirieron resguardar su nombre