Analizando la Eurocopa: Grupos A, B y C

Está por arrancar una Eurocopa algo descafeinada, tanto por haber sido pospuesta, como por entrar apurada en un calendario compacto por las ligas mal acomodadas a los retrasos propios del Covid-19.

Pero poco importa. Igual se va a jugar, en varias sedes, este evento continental que cada vez se va haciendo más monopolizador del talento mundial en el fútbol.

En esta primera entrega sobre los grupos, pondremos la lupa sobre los tres primeros en orden alfabetico: A, B y C

 

Grupo A: La resurrección de Italia (Italia, Turquía, Gales y Suiza)

 

Italia

Podemos decir que la selección italiana vive un segundo aire luego de la vergonzosa eliminación del Mundial Rusia 2018. Con una fase de clasificación inmaculada con pleno de victorias y Roberto Mancini a los mandos. Con savia nueva, ha formado un conjunto compacto y fiable en todas las líneas.

Hay una linda mixtura de gente con experiencia como Immobile o Verratti con talentos emergentes como Bastoni, Barella o Raspadori. 

Mancini posiblemente sea una de las selecciones que menos apuesta al “Catenaccio” con un 4-3-3 bien dinámico y algo vistoso. Capaz no le da para pelear por la Euro, pero de este grupo es gran favorito y va a hacer mucho ruido.

 

Turquía

Es una selección que puede sorprender y que tiene nombres interesantes como Söyüncü, Çalhanoğlu y Yilmaz, este último viviendo una segunda juventud luego de que fuera el goleador  y la estrella principal del sorprendente Lille campeón de Francia.

El equipo está a cargo de Senol Günes, figura intocable desde que logró la mejor clasificación de la historia para su país (tercero) en la Copa del Mundo de 2002. Con 69 años recién cumplidos, no pierde la ilusión.

Günes juega con un 4-2-3-1 bien sobrio y conservador, que prioriza el equilibrio y la conquista de la mitad de la cancha.

 

Gales

Apenas es su segunda Eurocopa. Con la experiencia de Gareth Bale, Aaron Ramsey y Ben Davies, la jerarquía de las figuras de la Premier será determinante para lograr el pase de ronda.

Su técnico, Robert Page, se ha ganado la confianza de su país, luego de pasar de ser  un interino a un técnico ratificado y apoyado.

Juega con una línea de cinco defensores (5-3-2) que absorbe al rival, lo desarma y lo remata con violentos contragolpes. Es un equipo fuerte por las bandas.

 

Suiza

Se ha quedado en promesa, a pesar de buenas actuaciones a nivel internacional. Le falta el pasito adicional para ser verdaderamente el equipo sorpresa y en esta Euro, pareciera que tampoco va a florecer. Al mando de los de siempre, Xhaka y Shaqiri, esperan consolidar una actuación decorosa.

Vladimir Petkovic, desde 2014 con la selección, ha tenido la confianza de la gente y ha cumplido, sacando a Suiza de la zona de mediocridad hacia el club de los competitivos. Sin embargo, no da el salto a la siguiente etapa.

Juegan generalmente con un 3-4-3 teórico, que se sumerge a veces al hacer la línea de cinco defensiva y pierde así mordiente ofensiva.

 

Grupo B: Bélgica por otro asalto (Bélgica, Rusia, Dinamarca y Finlandia)

Bélgica

Comanda uno de los grupos donde los favoritismos son muy pronunciados. Los ‘Diablos Rojos’ tienen en sus manos a una generación brillante que ha crecido de la mano. No es solo una plantilla de grandes nombres, es un equipo. Además, ganó todos los partidos de la fase de clasificación y solo ha perdido dos veces desde 2018. Quizá la gran incógnita sea el nivel de Eden Hazard, lastrado durante las dos últimas temporadas por las lesiones.

Roberto Martínez, el entrenador sabe que tiene bajo su control a uno de los combinados más potentes con jugadores como Kevin de Bruyne o  Lukaku, confirmando así una de las mejores generaciones de la historia de este país.

Lee también   Hazard admite que aún "no está al 100%"

¿Le da para ser candidato? Esperan que sí. Son promotores del 3-4-3 acordeón que se amolda a las necesidades tácticas de la situación. Debería ganar el grupo con facilidad.

 

Rusia

Dzyuba, Golovin, Mário Fernandes o el veterano Zhirkov son los nombres en los que se apoya esta selección, que si bien, tuvo un buen Mundial en casa, en 2018, deja muchas dudas y lagunas, especialmente en las competiciones que han venido después.

Stanislav Cherchesov es un clásico de ese país, incluso desde la URSS. Ex entrenador de Spartak o Dinamo de Moscú y seleccionador desde 2016. Va Siempre con un 4-2-3-1  que gira en torno a su punta, Dzyuba.

 

Dinamarca

Hojbjerg, Kasper Schmeichel, Eriksen, Daniel Wass o Christensen son los jugadores que le dan brillo a esta selección, que se vio fuerte cuando enfrentó en el camino a la Euro a equipos como Inglaterra o Bélgica.

Kasper Hjulmand es el técnico, designado recientemente. Su 4-2-3-1 ha dejado buenas sensaciones en la Liga de Naciones de la UEFA, pero realmente su proyecto es a largo plazo, así que en esta Eurcopa pudiéramos hablar de una etapa de transición.

Finlandia

Debutante en una fase final de la Euro. Lo consiguieron gracias a un serio bloque defensivo y a los goles de su máxima estrella y referente, el carismático Teemu Pukki. Todo gira sobre la efectividad del delantero del Norwich.

Markku Kanerva, el entrenador, lleva un ciclo largo desde que fue técnico sub-21 en 2003, pasando varias veces como asistente de la absoluta, hasta lograr comandarla en 2006. Juega un muy clásico 4-4-2.

 

 

Grupo C: El retorno de la “Naranja Mecánica” (Países Bajos, Austria, Ucrania y Macedonia)

Países Bajos

La “Naranja Mecánica” cuenta con una generación maravillosa que puede hacer grandes cosas en esta Eurocopa. Después de siete años de ausencia, la ‘Oranje’ estará en una gran competición. Su situación se ha reconducido gracias a una generación nueva de futbolistas.

Memphis Depay, Frenkie de Jong, Wijnaldum o Klaassen son nombres que le vuelven a dar brillo a una selección que ha ido a menos. Aunque es una incógnita como se organizará el sistema defensivo con la ausencia de Van Dijk.

Frank de Boer , después de fracasar en la MLS, ha sabido mantener el timón de esta selección, que parecía quedar flotando cuando Ronald Koeman decidió saltar al Barcelona. Juega con un 4-3-3 bastante dinámico.

 

Austria

David Alaba, Arnautovic, Sabitzer o el afilado Kalajdzic son nombres que intentarán cambiar el rumbo de unas pobrísimas participaciones de esta selección en eventos continentales.

Franco Foda es el encargado de este equipo, que parece compensado y equilibrado. Le va mejor el 4-2-3-1, usando esas líneas para enredar a los rivales.

 

Ucrania

Una selección que jamás ha podido pasar de la fase de grupos de una Euro, tiene al frente un conocido y querido por muchos: Andriy Shevchenko, que se ha llevado todas la loas en la clasificación a la Euro, llegando primero en un grupo donde cohabitaba con Portugal y Serbia.

Zinchenko, Malinovskiy o Yaremchuk más la calidad Yarmolenko son los argumentos de Sheva para hacer una buena Eurocopa. Le gusta el 4-1-4-1 que encierra en bloques al rival y lo fulimina con rápidos contragolpes.

Macedonia

Una de las selecciones más débiles de la competición. Goran Pandev, a sus 37 años, por fin disputará con su país una Euro. Sin embargo, junto a él, solo el creativo  Enis Bardhi aparece como figura de interés.

Igor Angelovski, el técnico, desde 2015 en el banquillo, a sus  45 años logró que Macedonia ganara en competitividad progresivamente hasta conseguir el hito de clasificarla para disputar el primer gran torneo de toda su historia. Juega priorizando la defensa, con un 5-3-2.