Analizando la Eurocopa (II): Grupos D, E y F

Aquí vamos con la segunda entrega del análisis de los grupos de la Eurocopa 2021, un evento bien accidentado y de paso, ambicioso dentro de una pandemia, pues se jugará en 11 países distintos, obligando la movilización de las delegaciones.

Ya repasamos los tres primeros grupos de este evento. Le toca a la mitad donde están los favoritos de peso: Inglaterra, Francia y Portugal. Algunas llaves están bien marcadas por el favoritismo y otras, son un poco más parejas. En especial, el grupo F que descompensa todo el sorteo de la fase grupos al tener en una misma llave a Francia, Portugal y Alemania.

 

Grupo D: El rugir del león inglés (Inglaterra, Escocia, República Checa, Croacia)

Inglaterra

El técnico Gareth Southgate tiene a su disposición uno de los planteles más esperados del torneo. Inglaterra maneja calidad a raudales gracias a una generación de jóvenes perlas como Phil Foden, Mason Mount, Jadon Sancho, Marcus Rashford o Jack Grealish. Y por encima de todos, un jugador que está a la altura de los mejores del mundo: Harry Kane.

El equipo, que incorpora a generaciones que fueron campeonas del mundo sub-20 y sub-17, juega al 4-2-3-1, con una zona de volanteo bien dinámica y en función de un punta que es un verdadero killer, como Kane. Esta versión supera incluso a la Inglaterra que era favorita en el pasado Mundial de Rusia 2018.

 

Croacia

El subcampeón del Mundo ha perdido mordiente en el camino y sus figuras ya se han ido envejeciendo. Luka Modric volverá a ser la bandera croata en la que podría ser su última Eurocopa. El seleccionador Zlatko Dalic ha mantenido la base del éxito reciente con los Kovacic, Perisic, Kramaric o Brozovic.

Tras una Liga de Naciones bien decepcionante,  Croacia mantiene su 4-2-3-1 intentando renovar el equipo, pero ha costado bastante la transición. Igual, vamos, que tener experiencia no es nada malo.

 

Escocia

Será su primera participación en una Eurocopa desde 1996. En el combinado dirigido por Stephen Clarke aparecen nombres como McTominay, McGinn, Che Adams, Robertson o Tierney.  La historia no favorece a los escoceses, pero tienen una generación irrepetible, así que por lo menos deberían animarse a pelear por el tercer lugar.

Es un equipo que prioriza la defensa, partiendo de una línea de 5 (5-3-2), bueno al contragolpe, pero su juego es de escasa conducción. Es un sistema confeccionado para complicar a equipos más poderosos.

 

República Checa

Ha sido un equipo bien irregular en la Eurocopa, pues como puede quedar eliminado en fase de grupos, ha sido subcampeón.  El estratega Yaroslav Silhavy contará con jugadores que están brillando como Soucek, revelación de la Premier, Coufal, Darida o Schick. Pero, está lejos de ser una generación brillante.

En 24 partidos camino a la Euro, Silhavy acumuló  10 victorias y 11 derrotas. Su sistema de juego fue inestable y antes del evento, parece haber calzado con un 4-2-3-1.

 

Grupo E: La renovación de “La Roja” (España, Suecia, Polonia, Dinamarca)

España

La selección española cada vez más se aleja de esa campeona del Mundo de hace once años. Le ha costado la transición de esa generación de figuras brillantes a una nueva camada que tiene hambre, pero le falta un poco más de talento.

Sin una referencia como Sergio Ramos, el técnico Luis Enrique intenta sacar el equipo con  Ferran Torres, Álvaro Morata o Dani Olmo. Acá, se trata de priorizar el talento colectivo sobre el individual. Se sigue trabajando sobre el esqueleto táctico del  4-3-3 que tantas alegrías le dio a su país.

Lee también   Máximos goleadores de CONCACAF en mundiales

Polonia

Con su gran carta de presentación, llamada Robert Lewandowski, buscará ser sorpresa, aunque no tenga a figuras como Piatek o Milik, ausentes por lesión.

Este cuadro, dirigido desde principios de año por el Portugués Paulo Sousa, ha dado buenas pinceladas, pero en realidad, ha tenido poco tiempo para trabajar una idea. De igual manera, sigue siendo conservador su 4-4-2 que gira en torno a “Lewy”. Zielinski o Krychowiak son otras figuras que viven un buen momento.

Suecia

Lindelöf, Forsberg e Isak, el prometedor atacante, son las esperanzas de una Suecia que no contará con un Ibrahimovic que prometió volver a su selección, pero se lesionó. Suecia, que ha quedado entre los cuatro primeros del Mundial tres veces, en Eurocopa rara vez pasa de grupo.

Janne Andersson, el DT, fue aclamado por convencer a Zlatan, pero no contará con él. Sin el nueve del Milan, jugaría con un 4-4-2 sin mayores complicaciones.

 

Grupo F: El grupo descompensado de la muerte (Francia, Portugal, Alemania, Hungría)

Francia

Didier Deschamps ha confeccionado un equipo campeón y a Francia no se le pedirá menos. Además del grupo que ya triunfó en el último Mundial, los galos han incorporado a Karim Benzema, que ha finalizado la temporada en un sensacional estado de forma, que seguramente hará una buena sociedad con Mbappé.

De entrada, sobrevivir a este grupo de candidatos, le irá dando el cariz de favorito que tiene el actual campeón del planeta. Deschamps no ha alterado su 4-3-3 y al contrario, lo potenció con Benzema, que no será solo un “9” pivoteador como Giroud, sino que tendrá mucha más capacidad de gol. Tiene una profundidad en el banquillo que no tiene nadie en este mundo.

Portugal

Es increíble que dos candidatos al título coincidan en un mismo grupo, pero así es la vida. El cuadro de Cristiano Ronaldo, figura preponderante de por sí, se ve repotenciado con los momentos de figuras individuales como Bruno Fernandes.

Bernardo Silva, Joao Félix, Rúben Dias o André Silva son otras figuras con las que cuenta  Fernando Santos, estratega que les sacó campeón en la última Euro. Mantiene su 4-3-3 que se presume será muchos más dinámico y vertiginoso que el que fue campeón.

Alemania

Joachim Löw (que dejará el banquillo tras el torneo) llega con jugadores de primer nivel como Neuer, Kroos, Gündogan o Müller (en su ansiado regreso) junto a otros de largo recorrido, como Kimmich, Sané, Gnabry, Musiala, Havertz o Werner. Así que estamos hablando de un verdadero equipo de estrellas.

Löw, después de no cumplir los objetivos en Rusia, apuesta a un 4-3-3 bien trabajado, que tiene mucho equilibrio y fuego al ataque.  Debe pelearla duro con Portugal y Francia.

Hungría

Los húngaros, que han demostrado tener un equipo bueno, en el rango de la clase media, les tocó caer en el peor grupo de todos. Aparte, que perdieron a una figura como Szoboszlai por lesión.

El central Orban y el delantero Ádam Szalai serán entonces las referencias del equipo dirigido por el italiano Marco Rossi, que tiene dos clasificaciones a la Euro seguidas. A pesar de jugar al 4-3-3, en este grupo, por la circunstancia, ya ha ensayado pararse con una rígida línea de 5 en el fondo, para tener cuatro más apoyando la defensa (5-4-1).